Utilizamos cookies propias o de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información, o bien conocer como cambiar la configuración, en nuestra Información legal.

Aceptar

Está Vd. en Inicio >> Real Club Náutico Gran Canaria >> Noticias >> NOS ADENTRAMOS EN EL MUNDO DE LA FELICIDAD
Noticias
16 de junio de 2017

NOS ADENTRAMOS EN EL MUNDO DE LA FELICIDAD

Blas Ramón Rodríguez Armas, psicólogo de reconocido prestigio, ofreció una conferencia en nuestro Club que atrajo el interés de gran número de personas...

Tras la presentación del presidente de Cultura de esta entidad, Guillermo Oliver Roca, comenzó un "gran viaje hacia la felicidad"... Blas, ha participado además en prestigiosas publicaciones, ponencias y ha ofrecido charlas y conferencias en diferentes lugares de España.

Blas mira la felicidad desde el prisma de la psicología cognitiva... Comenta que para buscar la felicidad tenemos que cambiar nuestros pensamientos. Que las emociones como la preocupación o la culpa son emociones muy negativas y que reeducando nuestros pensamientos podemos alcanzar más fácilmente la felicidad.

Manifiesta que hay que cambiar el pensamiento de positivo a negativo, aunque cuesta, es posible... La felicidad es una intermitencia, nadie es feliz siempre sino a ratos nada más. Cada vez que llegue un pensamiento negativo debemos intentar cambiarlo a positivo.

La tristeza puede llegar a ser positiva porque nos empuja a salir adelante. Una persona en un estado de tristeza quiere mejorar su situación y puede conseguir transformar lo que no va bien en su existencia. La tristeza puede ser el vehículo que nos impulsa y ayuda a encontrar la solución...

Hay que buscar lo que este especialista llama: "instantes eternos"... Momentos, recuerdos bellos que tenemos en nuestra memoria que en un instante de desasosiego nos ayudan a regresar al momento positivo. Hacia el rincón apacible.

MÁS DETALLES SOBRE LA IDEA DE FELICIDAD

La felicidad, o en términos más prácticos, ¿qué hacer para intentar ser más felices?, es uno de esos temas que interesa a todo el mundo y por eso desde la psicología se ha prestado mucha atención a este fenómeno. Existen diferentes teorías que han intentado explicar este asunto clave y son muchas las investigaciones que aportan datos relevantes que nos permiten entender su complejidad.

Es un tema ameno, entretenido, que se aborda desde la perspectiva de la psicología cognitiva.

Este psicólogo evita abordar el tema de la felicidad desde el terreno cenagoso de charlatanes y farsantes. Por el contrario lo expone desde la perspectiva de autores tan notables de la ciencia psicológica como Dan Gilbert, Wayne Dyer o Martin Seligman, entre otros.

Somos el animal más social del planeta, se mida como se mida, así que no sorprende que la mayor parte de nuestra felicidad proceda de las relaciones sociales. Sin embargo, tendemos a aplazar las cosas que nos pueden hacer felices, generalmente relacionadas con “otras personas” a momentos propicios aún por llegar el día menos pensado. De todos los días que más promesas de cambio sostienen, el día menos pensado es el que sobresale (en reñida competencia con los primeros días de cada año). Tanto para bien, como para mal, está copado de esperanzas y juramentos.

La conferencia expuso aquellas claves cognitivas relacionadas con la felicidad, o mejor dicho, con los momentos de alegría y bienestar que en realidad es lo que compone lo que conocemos o denominamos felicidad.

Blas Ramón Rodríguez habló de la felicidad como derecho legítimo de todo ser humano, de por qué la felicidad es: "un sitio que podemos visitar con frecuencia pero en el que nunca nos podemos quedar permanentemente", según afirmó este psicólogo.

Habló de porqué, y a diferencia de una creencia popular muy extendida, la felicidad no sólo no está sobrevalorada, sino que por el contrario lo que está es infravalorada. De por qué nuestro cerebro a veces nos engaña construyendo ilusiones de felicidad. De la importancia de utilizar nuestro sistema inmunológico psicológico para defendernos de la tristeza, entre otras cosas esenciales.

Intentar ser felices puede ser una muy buena meta...